María Sajim
Curso gratis

Moderadores, higos de fruta 🦹🏻

Hola, community builder 👷🏻‍♀️:

La semana pasada estuve en la Final de la Copa del Rey de Baloncesto en Málaga.

Y la verdad que lo he disfrutado muchísimo.

No solo porque el baloncesto me guste —si me lees de hace tiempo quizás recuerdes una newsletter donde te hablé de que el club donde yo jugaba de adolescente fue la primera comunidad a la que me uní—.

Sino también por el ambiente. Ver a las aficiones juntas disfrutando con tan buen rollo es algo que, sin duda, me he llevado.

En una de esas conversaciones entre aficiones estuve hablando con un chico random sobre algo que esta semana me ha vuelto a la cabeza:

—Bueno, María, entonces, ¿tú juegas a baloncesto?

—Ya no juego, lo hacía en mis años mozos. Y, ¿tú? —contesté yo esperando que me dijera que no me preocupara que aún seguía siendo joven.

—Yo ahora me he pasado al bando contrario —dijo chico random.

—¿Al bando contrario?

—Sí, ahora soy árbitro.

—Bueno, pero eso no es el bando contrario. Sin árbitros no habría baloncesto.

—Jope, qué bonito. Eso no me lo habían dicho nunca.

Se lo dije porque lo sentía así de verdad. Quizás porque soy un espécimen un poco raro o quizás porque a día de hoy empatizo con ellos/as.

Aunque, echando la vista atrás, creo que lo máximo que le he gritado a un/a árbitro ha sido «¡Árbitro, higo de fruta!» y porque cuando era pequeña mi padre me convenció de que era eso lo que le gritaban desde la grada. Tardé un tiempo en darme cuenta que no era porque los higos fuesen su fruta favorita ni que le gustase cantar «el baile de la fruta».

Esta conversación se hubiese quedado en una anécdota en mi cabeza —y no te la hubiera contado— si no fuese por una cosa que me ha pasado esta semana.

Un par de personas se han «quejado» sobre mi moderación en la comunidad donde trabajo.

El papel de moderador/a 🚨

No es plato de buen gusto recibir estos mensajes, para qué te voy a engañar.

Yo que además hablo de comunidades sanas y sostenibles y que hago un esfuerzo realmente consciente porque así sea.

Fue como un jarro de agua fría.

Y, ¿por qué te lo cuento?

Pues porque cada día lo veo con los alumnos/as de mi curso que al final de los directos nos quedamos charlando sobre estas cosas y parecemos «Community Builders Anónimos».

Porque tratar con personas es complicado.

Seas community builder, atención al cliente o panadero.

Y porque quizás mi experiencia y mi reflexión te pueda ayudar si te ves en una situación parecida.

Así que te invito a pensar en esos momentos de la siguiente forma:

  • Empaticemos con la persona. Normalmente están pasando por un momento complicado. Y en ese momento nosotros y nuestras normas les estorbamos. O quizás han dedicado mucho tiempo a algo que desean compartir y quieren que tenga la máxima visibilidad, publicando en 5 canales y queriendo etiquetar a @todoelmundo. No lo tomes como algo personal.
  • Tomemos una decisión largoplacista aunque ahora sea incómoda. ¿Estamos actuando en favor del 99% de tus miembros? Las comunidades también son sus normas y aunque prefiramos en ese momento meternos debajo de la cama y no avisar a la persona, a largo plazo lo mejor es que todo el mundo comprenda esas normas. Por supuesto, entiéndeme, empatizando con la situación y dando alternativas.
  • Podemos equivocarnos, como personas humanas, pero también podemos tener criterios diferentes. Por muy objetivas que sean las normas de una comunidad siempre va a haber diferentes formas de interpretación. Pero es nuestro trabajo tener ese criterio y hacerlo valer.

En todo este lío hubo una frase de otro de los miembros que me hizo reflexionar y recordar la conversación con el árbitro:

«Nada más complicado y poco agradecido que el papel de moderador»

Y, sin embargo, sin esta labor —incómoda— muchas comunidades no funcionarían.

Igual que el baloncesto no existiría sin sus árbitros.


Este es el final de esta edición y espero de ❤ que te haya inspirado y que estés más cerca de crear una comunidad sana y sostenible.

Por si lo dudas, construir comunidades no es solo moderar, al igual que solo moderar no es construir comunidades. Y aunque te he contado esto —porque esta semana ha ocupado un trocito de mi cerebro— yo en el fondo de mi corazón sí que creo que es un trabajo agradecido. Y si por casualidad no lo fuera estamos aquí para ponerlo en valor.

Abrazo y feliz día,

María Sajim 👷🏻‍♀️

Community Builders

La newsletter de las comunidades online

Comparto mi experiencia y mis reflexiones sobre comunidades mientras hago de community builder, ayudo a otras comunidades, leo, aprendo y experimento.

De bienvenida: 4 emails y una plantilla para descubrir los fundamentos de las comunidades.

Entradas relacionadas

La cara B de los foros

Sobre los foros con muchos usuarios pero no moderados y en lo que a veces se convierten.

Leer más

A second place 🏘️

Sobre añadir nuevos espacios, canales y dinámicas a nuestra comunidad.

Leer más

Un espacio privado en tu comunidad abierta 👑

Los pros y contras de crear espacios premium dentro de nuestra comunidad abierta.

Leer más

Deja el primer comentario